Galletas de jengibre y canela

galletas de jengibre y canelaAquí os traemos otra receta más propia de estas fechas. Estas galletas son muy famosas y seguro que las habrás visto alguna vez adornando los árboles de Navidad.

Tienen un sabor buenísimo gracias al jengibre y la canela y resulta muy divertido hacerlas con los niños, así que si tienes tiempo y ganas te animo a hacerlas porque te encantará el resultado. Nada sabe mejor que algo hecho por ti, aunque sólo sea por el cariño que le pones, que no tiras ni las migas.

¿Qué necesitamos?

  • 200 g de harina de fuerza.
  • 65 g de mantequilla sin sal.
  • 65 g de miel.
  • 60 g de azúcar glass.
  • 40 g de azúcar moreno.
  • 1 yema de huevo.
  • Especias: 2 clavos, ½ cucharadita de jengibre y ½ cucharadita de canela en polvo.

¿Cómo se hace?

  1. Mezclamos la miel con la mantequilla fundida.
  2. masa de las galletas de jengibremasa de las galletasMolemos los clavos en un mortero y a continuación lo vertemos en la mezcla junto con los demás ingredientes hasta homogeneizar.
  3. Envolvemos la masa en papel film y la dejamos reposar en el frigorífico unos 20 minutos.
  4. glaseado para galletasPasado ese tiempo la extendemos con un rulo de cocina, dándole el grosor que deseemos (yo las he puesto de un centímetro más o menos) y la cortamos con los moldes de las galletas.
  5. A continuación las colocamos en un papel de cocina sobre la bandeja del horno. Yo además las he decorado con un glaseado que he hecho con azúcar glass y la clara del huevo, dividiéndola en varias partes para poner diferentes colores. Ese glaseado coloreado lo he metido en una bolsa de plástico y le he recortado el piquito para fabricarme una manga pastelera casera. No queda igual pero te da el apaño.
  6. galletas de jengibre para horneargalletas de jengibrePor último las dejamos en el horno (precalentado previamente) a 180 grados hasta que las veamos doraditas (unos 12 minutos)

Mirar que montón de galletas nos ha salido con esa cantidad.

La receta la hemos tomado del blog de La Juani de Ana Sevilla, del cual somos seguidores desde que lo conocemos, porque no tiene desperdicio.

Deja un comentario