Receta de Gulab Jamun – por Olga Alburquerque

El gulab jamun es un dulce típico de la cocina de India y de Pakistán. Básicamente son unas bolitas fritas y emborrachadas en un almíbar aromatizado con cardamomo y agua de rosas.

Se trata de un dulce muy sencillo y rápido de preparar y, como veréis a continuación, vamos a necesitar muy poquitos ingredientes.

Ingredientes para 20 unidades:

  • 150 gramos de leche en polvo.
  • 70 gramos de harina bizcochona.
  • ¾ cucharadita de bicarbonato sódico.
  • 125 gramos de queso crema.
  • 40 gramos de leche.
  • Aceite vegetal para freír.

Para el almíbar:

  • 500 gramos de agua.
  • 250 gramos de azúcar.
  • 1 cucharadita de semillas de cardamomo.
  • ½ cucharadita de agua de rosas.

Instrucciones para el almíbar:

  1. En una olla grande ponemos a calentar a fuego medio el agua y el azúcar hasta que el azúcar se haya disuelto por completo.
  2. Añadimos el cardamomo, removemos y llevamos a ebullición.
  3. Bajamos de nuevo el fuego y dejamos cocer sin que hierva durante 10 minutos.
  4. Apagamos el fuego y añadimos el agua de rosas. Reservamos.

Instrucciones para el gulab jamun:

  1. En un bol mezclamos la harina tamizada, el bicarbonato, la leche en polvo y el queso crema.
  2. Vamos añadiendo la leche hasta que la masa tenga una consistencia suave y que se pega ligeramente a las manos.
  3. Nos mojamos las manos con un poquito de leche y amasamos durante 5 minutos.
  4. Cortamos la masa en porciones de 15-20 gramos y hacemos bolitas con ellas.
  5. A fuego lento freímos las bolitas en aceite vegetal (yo he usado aceite de girasol) durante 1 minuto aproximadamente, a continuación las seguimos friendo a fuego medio, hasta que se hayan dorado completamente por todos los lados.
  6. Las dejamos enfriar sobre papel de cocina para que absorban el exceso de aceite.
  7. Colocamos las bolitas en el almíbar y las dejamos durante una hora.

Notas sobre el gulab jamun:

  • Este dulce puede servirse templado o frío, solo o bien acompañado de una bola de helado de vainilla o de nata montada, o bien de unos pistachos troceados.
  • Se conserva durante una semana en nevera, siempre dentro de su almíbar. Además se puede congelar perfectamente durante 3 meses.

Sobre la autora del post:

“Me declaro adicta a la repostería y chocolatera empedernida”

Te animo a que visites mi blog y si te gusta te suscribas para recibir todas mis recetas y tutoriales.

Y si quieres contarme o preguntarme algo, puedes hacerlo a través del formulario de contacto. Estaré encantada de saludarte y hablar contigo.

 

Olga Alburquerque

 

 


 

Deja un comentario