Mostrando: 1 - 4 de 4 RESULTADOS

Gambas al ajillo: versión suave

TodoEspecias gambas al ajillo
Las gambas al ajillo son un plato muy típico de nuestra gastronomía. Aquí en Andalucía las puedes encontrar en la carta de casi cualquier restaurante y tienen mucho éxito. Habitualmente son bastante picantes, ya que llevan mucho ajo, así que hoy hemos decidido prepararlas pero en una versión más suave para que toda la familia pueda disfrutarlas. ¿Quieres saber cómo? ¡Te lo contamos! 🦐

(más…)

Patatas y salsa deluxe

¿Eres de los que en McDonalds siempre pides patatas deluxe? ¡Nosotros si! y por eso hemos investigado un poco para conocer la receta y la que más nos ha gustado es la del blog «Thehitchcook.com». (más…)

Alitas de pollo adobadas

alitas de pollo adobadas con arroz basmatiEl adobo que he usado para estas alitas es el típico que usamos en Andalucía para aliñar el cazón en adobo. Es una mezcla de especias que caza muy bien tanto con el pescado como con la carne y siempre le gusta mucho a todo el mundo. Y aunque las alitas no son mi parte favorita del pollo, de esta forma quedan súper sabrosas, así tan doraditas que al morderlas crujen y te pones todas las manos pringadas de la salsita, ay qué cosa más rica.

¿Qué necesitamos?

¿Cómo se hace?

  1. Preparamos el adobo en un bol mezclando todos los ingredientes y remueves para que se diluyan bien las especias.
  2. Lo vertemos por encima del pollo y añadimos agua hasta casi cubrirlo.
  3. Dejamos macerando en el frigorífico unas horas. El recipiente si está cerrado es mucho mejor.
  4. alitas en adoboCuando lo vayamos a preparar precalentamos el horno a 200 grados y dejamos que se cocinen las alitas hasta verlas tostadas prácticamente. La gracia de comer alitas es precisamente esa, que estén tan crujientes que crujan al morderlas.
  5. Si quieres que te queden jugosas, añade a la bandeja también el líquido del adobo.

Como guarnición he preparado un arroz basmati con semillas de anís. Siempre lo preparo con semillas de comino porque es como más me gusta, pero hoy se me antojó prepararlo así para variar.

Si el arroz lo bañas con un poco de la salsa está que te mueres y para mi gusto es el acompañamiento perfecto para este plato.

¿Te gusta la mostaza? pues vas a flipar con esto…

mostazas con especiasHoy vamos a hacer mostazas caseras. Me ha encantado prepararlas, porque la mostaza es mi salsa favorita y he inventado muchos sabores distintos que nunca antes había probado, y teniendo como base el picantito rico de la mostaza. Os enseñamos como se hace:

Primero hacemos una mostaza a la antigua, hidratando con agua hirviendo una mezcla de granos de mostaza amarilla (o blanca) y mostaza roja o parda (la negra la hemos descartado porque pica mucho). Podéis usar la misma proporción para los dos tipos de granos aunque yo os recomiendo que uséis sólo la amarilla, o en mayor parte, porque la marrón pica mucho más. Esperamos unos 20 minutos, para que las semillas absorban el agua y se pongan más blanditas, y ya podemos añadirle el resto de los condimentos, que son el vinagre (o limón), el azúcar (o miel) y la sal.

mostaza a la antigua

Con esa base he ido sacando del tarro un poco cada vez y lo he mezclado a continuación con especias variadas.

  1. La roja es mostaza cajún: para la cual he utilizado unas 4 cucharadas de mostaza a la antigua y le he añadido las especias cajún que son: tomillo, orégano, albahaca, pimienta negra, comino molido y pimentón. La cayena, que es otro componente del condimento cajún, no la he usado porque la mostaza pica ya bastante; tampoco he usado ajo en polvo porque no lo puedo comer. Puedes encontrar el preparado de especias cajún en nuestra web o hacerlo con estas especias mas o menos en la misma proporción.
  2. La marrón es mostaza campera: y está compuesta por orégano, comino en grano y miel.
  3. La verde es mostaza al cilantro: lleva cilantro en hoja y el zumo de medio limón.
  4. Y la amarilla es mi mostaza preferida: le he echado cúrcuma (de ahí el color amarillo), canela, miel y nueces trituradas.

Si veía que la mezcla me quedaba muy espesa le añadía un poco de agua. También probaba y rectificaba el azúcar y la sal para darle el toque perfecto a cada una.

No había terminado de hacerlas y ya me estaba imaginando la de platos que iba a preparar con ellas, sobre todo al horno con un pollito asado o unas patatitas, salchichas, un aliño para ensaladas mezclado con una vinagreta o mahonesa… ¿se te ocurre algún plato más? ¡pues compártelo con nosotros!.

A %d blogueros les gusta esto: