Lentejas al pimentón de la Vera

lentejasAhora que estamos probando comidas exóticas te puedo decir que no hay nada mejor que un guisito casero de toda la vida. Nos encanta un cuchareo, y sobre todo de lentejas. Así que, para los que quieran saber cómo las hacemos aquí en mi familia (iba a decir en mi ciudad pero no hay dos recetas iguales en cada casa) os cuento cómo las hago:

¿Qué necesitamos?

  • 8 puñados de lentejas pardinas.
  • 1 pimiento rojo grande (o dos pequeños).
  • 1 cebolla grande (o dos pequeñas).
  • 2 zanahorias.
  • 1 tomate.
  • 1 patata.
  • Media ristra de chorizo dulce.
  • Especias: una o dos hojitas de laurel, una cucharadita de comino molido, dos cucharadas grandes de pimentón de la vera dulce y sal.

¿Cómo se hace?

  1. lentejas al pimenton de la veraLlenamos la olla exprés de agua hasta la mitad e incorporamos en ella todos los ingredientes pelados (cebolla y zanahoria) y lavados, menos la patata y las lentejas que las dejamos para después. El chorizo lo dividimos en varios trozos también.
  2. Cerramos la olla y una vez que empiece a hervir contamos veinte minutos aproximadamente. La retiramos del fuego, esperamos a que no haya vapor y después la abrimos.
  3. Sacamos los pimientos, la cebolla y el tomate. Los trituramos con la batidora y a continuación lo volvemos a echar en la olla, junto con las lentejas y la patata (pelada). La patata hará que se espese el caldo, aunque si a ti te gusta más acuoso puedes prescindir de ella.
  4. Cerramos la olla exprés y cuando empiece a hervir esperamos unos 15-20 minutos más. La abrimos y probamos, puede que le falte sal porque la patata absorbe gran parte, y si vemos que le falta le añadimos un poco más. Ya las tienes lista.

A mi me gusta dejar la patata y la zanahoria sin triturar porque es lo que se hacía en mi casa y además se la puedo dar al bebe machacada con un tenedor, pero si no te gusta ver la verdura la puedes triturar también junto con las demás y después echarla a la olla en ese paso.

Hay quien le gustan un poco picante, en ese caso le puedes añadir un poco de chorizo picante o incorporarle una pizca de cayena molida, si lo prefieres.

El choricito lo dejo para el final para comerlo con pan, y después flatito y a dormir. No te queda cuerpo para más.

Deja un comentario