Mostrando: 1 - 4 de 4 RESULTADOS

Pestiños andaluces

Ya van apeteciendo ¿o no? Reconozco que es un dulce que me encanta pero menos mal que se prepara una vez al año, porque no cabría por la puerta si tuviera esto a mi alcance durante el resto de los días. (más…)

Ensalada asiática de pepino

ensalada asiatica de pepinoEsta ensalada la probé en un restaurante Japonés y me parecía imposible que me gustara tanto sólo llevando pepino, que está bueno, pero no se me hubiera ocurrido a mí hacer una ensalada sólo con ellos. Pues está muy buena, si, y las semillas de sésamo tostaditas me recuerdan a una mezcla entre pipas y palomitas, así muy crujientes y cálidas que contrastan con el frescor veraniego del pepino. Pruébala, te encantará.

¿Qué necesitamos?

  • 3 pepinos pequeños o 2 grandes.
  • 2 cucharadas de aceite de sésamo.
  • 2 cucharadas de vinagre de arroz.
  • 1/2 cucharadita de azúcar.
  • 1 cucharada de sal.
  • Especias: 2 cucharadas de sésamo blanco y 1/4 de cucharadita de pimienta negra recién molida.

¿Cómo se hace?

  1. Pelamos los pepinos, le quitamos las semillas del interior y los cortamos longitudinalmente en tiras muy finas.
  2. pepinos escurridosLe añadimos sal y los dejamos que escurran todo el agua durante una hora.
  3. sesamo tostadoTostamos las semillas de sésamo en una sartén (sin nada de grasa) hasta que cojan un tono dorado.
  4. Hacemos una vinagreta con el sésamo, el vinagre, el aceite, el azúcar y la pimienta. Mezclamos bien y reservamos.
  5. Cuando haya pasado la hora pasamos las tiras de pepino por agua fría y luego las dejamos reposar en papel absorbente.
  6. Antes de servirla embadurnamos el pepino en la vinagreta y ¡a comer!

El aceite de sésamo le acentúa el sabor a las semillas y el vinagre de arroz es muy suavito y rico. Yo no he probado esta ensalada con aceite de oliva y vinagre normal pero seguro que también está buenísima, así que si no tienes estos ingredientes asiáticos no pasa nada y prueba con los que tengas a mano, seguro que estará genial también.

Vinagreta de arándanos y especias dukkah

vinagreta de arandanos y especias dukkahLas especias dukkah son una mezcla egipcia de especias y frutos secos, con un sabor tan apetecible que se te antoja usarlo con todo. Contiene avellanas, pistachos, sésamo, comino, cilantro y un toque de pimienta. Esta combinación la hace ideal para numerosos platos como guisos, rebozados, sazonada sobre un pan con un poco de aceite, como condimento de ensaladas, etc. Así que hoy se me ha ocurrido usarla para hacer una vinagreta para mi ensalada, que nunca hago dos iguales… Os cuento cómo la he hecho:

¿Qué necesitamos?

  • 7 cucharadas de aceite de oliva.
  • 3 cucharadas de vinagre (yo usé de manzana).
  • 1/2 cucharadita de sal.
  • Un puñado de arándanos (unos 100 gramos).
  • Una cucharada de especias dukkah.

¿Cómo se hace?

  1. Hidratar los arándanos durante una hora aproximadamente (también los puedes usar secos pero estarán más duros al tacto).
  2. Cortar los arándanos en trocitos muy pequeñitos.
  3. Mezclar todo en un bol, remover y verter sobre la ensalada.
  4. No esperar mucho para usarlo porque si no los arándanos absorberán todo el líquido y adiós a la vinagreta.

Las frutas deshidratadas nos dan mucho juego para hacer vinagretas o salsas, y cómo quedan tan bien con los frutos secos, al combinarlos conseguimos un abanico muy grande de posibilidades para hacer cientos de aliños diferentes. Además de darle color y aportarnos los beneficios de la fruta.

Receta de Hummus y tahina

hummusTenía muchas ganas de preparar esta receta porque mucha gente nos pregunta como se hace la tahina (o tahini) para el hummus y aún no lo habíamos probado. Así que nos pusimos manos a la obra y ahora lo compartimos con vosotros:

Primero preparamos la tahina, que es una pasta de semillas de sésamo, hecha a base de semillas tostadas y molidas con un poco de agua. La elaboración es la siguiente:

tahina

  • Cogemos unos 100 gramos de semillas de sésamo blancas y las tostamos en una sartén, sin nada de grasa. Cuando desprendan olorcito y estén amarillitas (no marrones), las dejamos enfriar.
  • Cuando estén frías las molemos con la batidora y un poquito de agua para que se forme una pasta con una consistencia como la de la foto. Hay personas que usan aceite en vez de agua, pero las semillas ya son bastante oleaginosas y no les hace falta más grasa.

Para 100 gramos de semillas nos resultan unas dos o tres cucharadas de tahina, justo lo que necesitamos para preparar el hummus.

Para preparar el hummus:

Enjuagamos y escurrimos los garbanzos cocidos, yo he usado un bote de unos 400 gramos, y los batimos junto a las dos cucharadas de tahina, el zumo de un limón y un poco de sal. Ya lo tienes listo.

La receta original lleva también dos dientes de ajo o sal de ajo, los puedes añadir si quieres. Yo los he hecho sin ellos y queda delicioso también.

Para que quede súper cuki le puedes espolvorear un poco de comino molido y pimentón por encima, cuando ya lo tengas emplatado, y acompañarlo de unas verduritas o chips de maíz ¡y a disfrutarlo!

A %d blogueros les gusta esto: