foto tesCuando vas a pedir un té lo eliges normalmente por el sabor. Muchos prefieren sabor a frutas, otros que tenga sabor a canela, pero ¿y la base del té? ¡te olvidaste de lo más importante!.

Existen principalmente 4 tipo de tés, bueno existen muchísimos más pero estos son los más habituales, y se diferencian entre sí por el grado de fermentación y por la parte de la planta que se obtiene. Si quieres saber más sigue leyendo…

te negro Té negro: es el más consumido de todos y el más usado para hacer tés aromatizados ya que también es el más económico. Es un té fermentado y durante el proceso de fermentación la planta se oxida y adquiere este característico color negro. Es el té más fuerte de todos, tiene entre 20 y 100 mg de teína (un café expreso tiene unos 200 mg) y por eso es recomendable tomarlo por las mañanas. Se puede mezclar con leche, o hacerlo en ella directamente, y lo podemos combinar con especias, flores o frutas. El té pakistaní, por ejemplo, es uno de los más conocidos y tiene un sabor exquisito.

te verde Te verde: es el segundo té más consumido y es la planta del té sin fermentar. Al no sufrir el proceso de fermentación la planta mantiene intacta una sustancia muy beneficiosa llamada catequina que aporta al organismo numerosos beneficiosos como reforzar el sistema inmunitario, combatir las bacterias en la boca, destruir los radicales libres, prevenir contra el cáncer y un alto poder antioxidante. Su sabor es más suave y tiene menos excitantes (unos 20 mg como máximo) que el té negro, por lo que es ideal para tomarlo por las mañanas o a media tarde (no más de las 18 h para no desvelarnos durante la noche). Le queda muy bien la mezcla con flores o frutas. El té verde jazmín es el más consumido en China y tiene un sabor delicioso.

te blanco Té blanco: el té blanco es el más delicado de todos y con muchos más beneficios para la salud porque contiene más catequinas que el té verde y muy poca teína (sólo 1 mg por taza). Su precio es más alto que los demás porque se obtiene sólo de los brotes de la planta del té, recolectados durante únicamente dos días al año (en primavera) y antes de que se produzca incluso el proceso de la clorofila; es por ésto por lo que tiene su característico color blanco. Como nota comentar que para obtener 250 g de té blanco se necesitan unos 80.000 brotes, y de ahí su elevado valor. El más conocido y consumido es el té blanco Pai Mu Tan.

te rojo Té rojo (Pu erh): es un té fermentado pero no con calor (como el té negro) sino a través de un proceso de maduración en el tiempo dónde actúan unos microorganismos que le aportan su color. Cuanto más tiempo haya madurado el té más calidad se obtiene. El consumo de este té está actualmente en auge gracias a su poder depurador. Se le conoce como “el devorador de grasas” y es recomendado en casi todas las dietas de adelgazamiento. Lo ideal es tomarlo después del almuerzo, ya que nos ayuda a eliminar toxinas y al mismo tiempo nos facilita la digestión. Lo podemos mezclar también con especias. Uno de los más codiciados es el té rojo canela y limón, de sabor delicado y muy aromático.

Por otra parte, también existe el té azul o té oolong, que es un té a medio camino entre el té verde y el negro porque está semifermentado, pero su consumo no está aún muy extendido.

Y por último, comentar que muchas personas confunden el rooibos con un té, pero el rooibos no es un té, es un arbusto sudafricano con propiedades muy similares pero no tiene nada que ver con éste. Lo suelen tomar muchas mujeres de avanzada edad porque fortalece los huesos y los dientes (que por falta de estrógenos durante la menopausia tienen esta carencia), además de por su poder adelgazante y estimulante, entre otros. El rooibos se puede mezclar con hierbas y especias también. Uno de los más conocidos y consumidos es el rooibos crema de fresas, que también se puede preparar fresquito y está buenísimo.

Esperamos que esta noticia os haya sido de utilidad y que a partir de ahora que cada uno elija el té que más le guste y con conocimiento de lo que nos pueda aportar.

One reply on “Pide un té con propiedad

Deja un comentario