Frijoles mexicanos con epazote

frijoles mexicanos con epazoteLe he llamado frijoles cómo podría haberle llamado chícharos o alubias de toda la vida. Te lo digo porque para hacer la receta me mareé buscando frijoles por todos lados hasta que me dijeron que los frijoles son alubias, pero una variedad de alubia más pequeña procedente de Sudamérica. Por lo que nos comentan no tiene ninguna diferencia significativa más que el color (que son marroncitas) y el tamaño (que son más pequeñas), pero el sabor es prácticamente el mismo que el de las alubias que compramos en España (las blancas), así que compré una variedad de color roja, que aún no las había probado, y me puse manos a la obra:

¿Qué necesitas?

  • Un bote de alubias (también puedes usar las secas, dejarlas en remojo durante toda la noche y luego cocerlas durante una hora aproximadamente).
  • Verduras: dos zanahorias, 1 apio y 1 cebolla.
  • 1 ristra de chorizo dulce.
  • Especias: 1 cucharadita de epazote, un trozo de chile ancho y 1 cucharadita de comino molido.

Estas especias que usamos para los frijoles (el comino y el epazote), a parte de que le dan un sabor espectacular, son ideales para todas las legumbres en general porque ayudan a reducir los gases que se producen durante la digestión de las mismas.

¿Cómo se hace?

  1. Cortamos el chorizo y lo freímos un poco en la sartén. Cuando esté doradito lo retiramos.
  2. Cortamos las verduras en trozos muy pequeñitos y las rehogamos en el aceite que ha dejado el chorizo. Le añadimos las especias.
  3. Lavamos muy bien las alubias y las incorporamos a la sartén, junto con el chorizo, y le añadimos 3 vasos de agua templada (o caldo de pollo).
  4. Dejamos que se consuma la mitad del caldo, probamos cómo está de sal (yo no la usé porque el chorizo ya es salado). Ya lo tienes listo.

El sabor del plato es diferente a lo que estamos acostumbrados, porque ves los chícharos y tienes asociado el sabor del guiso casero de tu madre de toda la vida, pero no está nada mal, la verdad. Con lo que sobró lo trituré y lo tomamos frío para la cena con unos nachos, que para mi sorpresa resultaron mucho mejor así.

Deja un comentario