enchilada mexicanaEsta enchilada la he hecho más suave para que podamos comerla toda la familia, y aparte he hecho una salsa más cañera para los adultos para aportarle el picor tan típico mexicano.

Está espectacular, es la mejor enchilada que he probado en mi vida y eso que he ido a bastantes mexicanos por tratarse de una de mis comidas favoritas… La receta es nuestra, ya que he hecho tantas veces enchiladas y de formas tan distintas, que al final me he quedado con esta manera de hacerla, que para mi gusto ha sido la más exitosa. Os cuento cómo se hace:

¿Qué necesitamos?

¿Cómo se hace?

  1. cocer la carnepollo desmenuzado con queso emmentalPonemos a cocer en la olla exprés las pechugas de pollo (cortadas previamente en trozos) junto con la cebolla pelada, una hojita de laurel, sal y un chorreoncito de aceite. Estará lista en unos 15 o 20 minutos.
  2. Desmenuzamos el pollo y lo ponemos en un cazo junto al queso emmental cortado en daditos. Lo ponemos a fuego medio y esperamos a que se funda el queso. Este será el relleno de las enchiladas, lo apartamos y vamos preparando la salsa:
  3. salsa para el rellenohidratar el chile anchoEchamos en una sartén el brick de tomate frito junto con la cebolla (que estará tierna), el chile ancho hidratado y limpio (sin semillas ni tallo) y las especias (sazonador de fajitas, orégano, comino, pimienta negra y sal). Removemos bien y probamos. Rectificamos de sal si fuera necesario. A continuación lo trituramos todo y después lo vertemos sobre la sartén nuevamente.
  4. tortillas de trigo bañadas en salsaEmbadurnamos las tortillas de trigo en la salsa y a continuación la rellenamos de la carne con el queso y la enrollamos. Hacemos lo mismo con las otras tres.
  5. Cuando tengamos las 4 tortillas rellenas le vertemos por encima la salsa sobrante y a continuación echamos el queso especial para gratinar. Si tenemos nata para cocinar podríamos añadirla antes del queso, le dará una textura suave y súper jugosa, pero yo no tenía y me salté ese paso.
  6. cobertura de queso para gratinarMetemos la enchilada en el horno unos minutos, a unos 200º, para gratinarla y ya la tienes lista.

En mi caso hice dos salsas iguales, pero una con el chile y otra sin el. Las tortillas las embadurné en la salsa sin el chile y la otra la puse de acompañamiento para mojar, porque pensé que el chile iba a ser muy picante, pero resultó ser un chile muy suave y súper bueno, con un toque ahumado que nunca había probado y te deja un gustito en la boca que te llena. ¿Sabes esa sensación de cuando pruebas algo para saber si está bien de sal y te acabas metiendo la cuchara entera en la boca porque te encanta? pués eso me pasó. Realmente la recomiendo a todo el mundo, ha sido un gran descubrimiento para mí. Y las especias que he usado en la salsa de tomate le quedan perfectas, ni más ni menos. Y sin ajo, para que no se repita.

Deja un comentario