Piñones

Piñones(Pinus pinea)

Descripción: el piñón se obtiene del pino piñonero. Se trata de un fruto de tamaño pequeño con forma alargada y de color blanco, parecido en su sabor a la almendra, aunque más dulce, que se esconde en las piñas de las ramas superiores. El pino piñonero puede sobrepasar los 25 m de altura. El tronco, después de su fuste único, se divide en ramas del mismo grosor, creando una copa redondeada o en forma de sombrilla. La corteza está formada por placas de color marrón rojizo que se vuelven grisáceas con el tiempo. Las hojas, que aparecen agrupadas de dos en dos, son aciculares, de color verde, rígidas y punzantes.

Geografía: su origen es controvertido, pero se ha cultivado por toda la cuenca mediterránea desde muy antiguo. El pino es uno de los árboles típicos de Europa y de América del norte, pero es sobre todo en la cuenca mediterránea donde adquieren mayor relevancia la producción y el consumo del piñón.

Historia: los piñones han sido valorados desde la Antigüedad. Por su alto contenido proteínico, servían de provisión a los legionarios romanos. Los nativos americanos del sureste utilizaban los piñones para el tratamiento de enfermedades como la diarrea, y en forma de té para los dolores de cabeza. Hoy en día, aún se recurre a este uso medicinal.

Obtención: este árbol florece entre marzo y mayo. Las piñas maduran al tercer año, diseminándose los piñones en la primavera siguiente. Presentado como fruto seco con cáscara lo podemos encontrar en el mercado entre los meses de noviembre y enero.

Variedades: existen tantas variedades de piñones como variedades de pinos productores.

Curiosidades:

  • Tradicionalmente se usaban contra la impotencia, la parálisis y la tuberculosis.
  • Los piñones descascarillados se mantienen en buen estado entre 3 y 6 meses. Es recomendable conservarlos refrigerados o en recipientes herméticamente cerrados.
  • Para elaborar la salsa pesto se muelen los piñones en un mortero y se añaden hojas de albahaca fresca.

Cultivo: los piñones son los únicos frutos secos que no proceden de plantaciones, sino que se recolectan en el bosque. Esto conlleva que estén libres de pesticidas y de productos químicos.

Aroma: cuando están frescos, los piñones despiden un fuerte olor a trementina, oleorresina presente en la corteza y en la madera.

Usos:

  • Culinarios: su uso en la cocina mediterránea está muy extendido, siendo un estupendo acompañante de berenjenas y calabacines. Combina muy bien con el arroz, el pato o el pavo. Los piñones son un ingrediente exquisito en salsas (como la salsa pesto italiana), ensaladas, pasteles tradicionales y en la elaboración de chocolate.
  • Terapéuticos: su riqueza en calcio y magnesio los hace muy aconsejables en etapas de crecimiento. Las personas con osteoporosis y descalcificación encontrarán en los piñones unos óptimos reconstituyentes. Sus ácidos grasos mono y poliinsaturados los convierte en un arma para tratar el colesterol y las enfermedades cardiovasculares. Resultan excelentes para los atletas, ya que en pequeñas dosis reponen gran cantidad de nutrientes y de energía. Los piñones aportan hierro en estados carenciales, de fatiga y en anemias. Conviene masticarlos poco a poco con el fin de digerirlos bien y asimilar mejor sus nutrientes.